Un recorrido por la tecnología blockchain

La tecnología blockchain se compone de una cadena de bloques que contienen información. Estas cadenas tienen como propósito crear un registro digital inalterable de los movimientos que además quedan registrados y disponibles para el público. Se conoce como una red entre pares, o peer to peer, en donde cada usuario puede transar sin la necesidad de un tercero que facilite las transacciones. En ella se registran las operaciones de activos digitales conocidos como:

¿Qué sucede cuando se completa un bloque?

Estos bloques de transacciones llegan a un tope en donde deben sellarse o validarse, a este proceso se le llama minería de datos. Minar datos en blockchain es el proceso donde se realizan cálculos algorítmicos para reunir nuevas transacciones en un nuevo bloque. Ese desarrollo hace parte del machine learning, y consta de descubrir patrones en grandes cantidades de datos y clasificarlos de manera adecuada. Se puede hacer en servidores independientes o con empresas de cloud mining, en ambas se dispone de una infraestructura para hacer el proceso y recibir recompensas económicas por quien consiga dar resultado, o sea quien logre sellar el bloque. Estos bloques sellados y validados quedan guardados en la cadena.

Hay varios tipos de redes para operar, se suele elegir la red según el tipo de activo que se quiera transar dentro de ella. Para definir qué red de blockchain es mejor, primero hay que definir cuál es el tipo de movimiento que quiero hacer en esta tecnología. 

Movimientos y transferencias que pueden hacerse en Blockchain.

Se puede hacer todo tipo de transacciones o movimientos que quieran ser validados y codificados para mayor seguridad. Los más comunes son controles de seguimiento de pagos, registro y rastreo de pedidos, detalles de cadenas de producción, transferencia y propiedad de activos y seguimiento de instrucciones, entre otras. Literalmente todo proceso que requiera autenticación y que esté abierto al público puede hacerse en redes de blockchain.

Tipos de redes según el activo que se desea transar
Ahora bien, hay diferentes redes desarrolladas hasta la fecha y en ellas suelen especializarse ciertos tipos de registros. Cada una cuenta con unas capacidades y características únicas que permiten adaptarse a distintas necesidades. 

Probablemente la red más conocida es Bitcoin. En ella suelen registrarse los movimientos de su divisa nativa “Bitcoin” para contabilizar y transferir valor en forma de criptomoneda. Esta red funciona como reemplazo multi uso de las monedas emitidas por los gobiernos y se hizo popular por su anonimato y privacidad en relación con las divisas tradicionales.

Otra red conocida es Ethereum, que además de tener su divisa nativa, también suele usarse para el funcionamiento de contratos inteligentes. Esta red permite igualmente implementar criptomonedas diferentes a la nativa, algunas de las más reconocidas son UniswapDecentraland. Ethereum funciona como un sistema operativo para aplicaciones y recursos basados en blockchain.

Una red más nueva es Avalanche, que soporta códigos ejecutables en forma de contratos inteligentes con comisiones muy inferiores y una mayor velocidad frente a los dos ejemplos anteriores.

Esta red da forma a distintos proyectos usando contratos inteligentes, finanzas descentralizadas, NFTs, plataformas de videojuegos, etc. Sus principales ventajas son la compatibilidad que tiene con Ethereum y otros blockchains, lo cual permite exportar contenidos a gran velocidad con tasas muy bajas.

AVAX, su abreviación,  tiene una velocidad de procesamiento superior: mientras Bitcoin tarda 10 minutos en crear un bloque, Ethereum tarda 20 segundos y Avalanche tarda 1 o 2 segundos. Esto último significa costos inferiores en la validación de transferencias.





Ahora bien, a pesar de que cada red está especializada en un tipo de activo, se pueden hacer movimientos entre blockchains diferentes. Por ejemplo se pueden transar contratos inteligentes entre usuarios de Avalanche y Bitcoin.

¿Cómo pasar activos entre blockchain?

Gracias a la interoperabilidad de Avalanche, los activos entre las diversas redes de blockchain que existen se pueden hacer con menores niveles de fricción. A este proceso se le llama Multi Chain, en donde se pueden intercambiar criptomonedas por tokens anclados por medio de contratos inteligentes sin salir de las redes de blockchain.


Sin embargo, para las redes que no son compatibles, por ejemplo Bitcoin con AVAX o ETH, pueden intercambiarse activos por medio de un proceso llamado Cross-Chain swaps a través de billeteras electrónicas, allí los activos salen de una red para entrar a otra. Cada billetera tiene un software que representa un “puente” entre ambos puntos de la transacción, en donde se validan las condiciones necesarias para el intercambio y el desbloqueo del activo transferido. 

Si deseas migrar algún tipo de información a estas plataformas, debes revisar en qué red se encuentra tu público objetivo o tu grupo de trabajo, así lograrás hacer un proceso más eficiente y reducir costos. 
¡Encuentra más información acerca de blockchain, sus usos y virtudes en nuestro blog en www.brets.io!

Shape
en_USEnglish